EMIR SADER. ¿El trotskismo se ha vuelto un cambalache?

Nadie vive 80 años de derrotas y de frustraciones sin dejar de volverse amargado. Tantas esperanzas y tantos reveses han hecho de trotskismo, al parecer, un espacio del rencor, de no reconocimiento de la realidad concreta.

En sus orígenes, el trotskismo aparecía como una crítica democrática del estalinismo y de los caminos trillados por la URSS para sobrevivir a las ofensivas para derribar la primera revolución proletaria del mundo. El Programa de Transición era una convocatoria a valerse de la crisis internacional del capitalismo para promover una ofensiva revolucionaria en escala mundial. Infelizmente, nada de eso se ha producido. El trotskismo se ha vuelto especialista en hacer balances de las derrotas de la izquierda, sin que pudiera agregar ninguna victoria suya, que apunte en las perspectivas de superar la crisis de la izquierda. Al contrario, fragmentado en múltiples corrientes, sin ninguna experiencia positiva, el trotskismo se ha vuelto intrascendente políticamente, critico de los otros, sin capacidad siquiera de autocrítica de sus reveses permanentes.

Lo más grave ha sido la pérdida de reconocimiento de las diferencias en la realidad, no saber distinguir entre gobiernos progresistas y reaccionarios. El cambalache se ha impuesto: Todo es igual/Nada es mejor. Menem y Kirchner, Cardoso y Lula, Frente Amplio y derecha uruguaya, Evo Morales y sus antecesores, Rafael Correa y Lenin Moreno. No importa si la vida del pueblo ha mejorado sustancialmente, si los trabajadores y sus organizaciones han apoyado a esos gobiernos, no importa si la soberanía nacional se ha fortalecido, no importa si la derecha se ha unido en contra de esos gobiernos. No importa si, donde esos gobiernos han sido derrocados, todo ha empeorado, para el pueblo y para el país.

La teoría, al parecer, no es instrumento para comprender las diferencias en la realidad, sino, al contrario, para amalgamar todo. Si no corresponde a los sueños trotskistas, es traición, capitulación, cuando no estalinismo y contrarrevolución. El trotskismo se ha vuelto una triste expresión de las derrotas,  para quien no hay derecha e izquierda, hay gobiernos revolucionarios, trotskistas, y traidores de los intereses del proletariado, representados por los trotskistas.

Si la práctica sigue siendo el criterio de la verdad, nadie debiera aprender tanto de la realidad y de sus fracasos como el trotskismo. Pero está demasiado ocupado en disparar sobre los otros para ocuparse de sus problemas. Se valen del viejo Trotsky para buscar legitimidad  política, pero son un fracaso político reiterado.

No reconocer a la Argentina del siglo XXI frente a la del siglo XX, es expresión de una grave miopía política. No reconocen un Brasil de Lula distinto al de Cardoso. No se valen de la práctica para iluminar la teoría, sino interrogan a la realidad a partir de sus teorías permanentes. Les encanta la teoría, pero como la realidad no corresponde a sus teorías, echan la realidad por la borda y se quedan permanentemente con sus libros.

¿Dónde están las experiencias victoriosas basadas en las tesis trotskistas, para que puedan evidenciar que la práctica les da razón? ¿Qué gobiernos han seguido sus orientaciones y han trasformado revolucionariamente la realidad? ¿Dónde, cuándo, de qué forma, con quienes?

Los trotskismos y los trotskistas han deslegitimado a Trotsky, un gran revolucionario y gran historiador. Enarbolan citas para pelearse entre sí sobre quiénes son los más fieles al maestro y quienes lo traicionan, pretendiendo siempre ser los más ortodoxos.

Habría siempre un camino “revolucionario”, similar al de los bolcheviques en la época de Trotsky, que la izquierda contemporánea se empecina en no seguir, en no aplicar sus métodos. Fidel, Chávez, Lula y tantos otros, serian farsantes, “chorros, maquiavélicos y estafaos”, se harían pasar por de izquierda, pero serian más de lo mismo.

La historia no existe para el trotskismo, todo está congelado y sintetizado en el debate Trotsky/Stalin. Desde entonces, la historia es una triste,  burocrática y permanente repetición de lo mismo. Ya no hay más Trotskys, apenas los que se disputan su legitima representación, pero la historia está llena de Stalines. Difícil reconocer la realidad concreta, contemporánea, con tanto fantasmas.

 

Emir Sader, sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

 

https://www.alainet.org/es/articulo/195703

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

7 comentarios

  1. –Genial. Hacía tiempo que no leía algo similar .

    Lo único que puedo decir es que tanto la renovación del Troskismo como de los llamados Estalinistas

    es una labor urgente . Han perdido mucho tiempo BUSCANDO ” LA PUREZA “.

    Y no es cuestión de purezas y seguir mejor que nadie los” DOGMAS …COMO LOS RELIGIOSOS”.

    .Algo muy parecido pasa y ha pasado con los DOGMAS Y LA PUREZA DEL ANARQUISMO.-

    Otra ideología que la utilizan como un chicle , con el LIBRO PURO Y DURO …A VER QUIEN

    SIGUE LA DOCTRINA BAKUNIANA CON MÁS FE .

    Con mi edad he conocido a muchas gentes …incluso a Anarcofachas ,y a Estalinistas más
    puros que el propio Stalin , y a Troskos que reventaban huelgas por que las hacían los
    “IMPUROS ESTALINISTAS “……….Y acciones inverosimiles ……….

    El Marxismo es ciencia ..luego tiene que reflexionar y aprender ,experimentar y criticarse
    a si mismo ..es REVOLUCIÓN .

    Como dice el articulista no estamos en los años 20- o 30 del siglo pasado . ESTANCADOS EN EL

    PASADO .-

    Nota: a ver si podeis publicar este comentario.Que los anteriores de Rusia y de los ex.socialismo real
    y de Cuba , no lo publicasteis . gracias

  2. HOY MISMO siguen criticando a Ortega, a Al Assad … poniéndose del lado del golpismo de la CIA y del imperialismo de la OTAN una y otra vez, no les importa lo que hayan dicho incluso en EEUU sobre estos temas …
    Y NO VAN A CAMBIAR …
    Aquí tenéis un interesante punto de vista sobre el trotskismo …

    RIGHT NOW, they keep on criticizing Ortega, Al Assad … placing themselves on the side of those who are carrying out coups (CIA) and on the side of NATO’s imperialism once and again and they don’t mind what the USA itself has said about these issues …
    At this point I can’t believe that they are doing it because they don’t know what they are doing.
    AND THEY ARE NOT GOING TO CHANGE.
    Here you are an interesting point of view about trotskyism:

    https://www.autistici.org/poderobrero/articulos/el-verdadero-rostro-del-trotskismo-historia-de-una-farsa

  3. MANIFIESTO DE SIERRA MAESTRA -12-JULIO-1957

    –Red : El dogmatismo está en cualquier sitio.

    Todo depende de la persona, no obstante si entendemos el Marxismo como UNA CIENCIA , y somos
    dialecticos y un mínimo honrados …..vemos rápido donde está : ” LA FE RELIGIOSA Y LA PUREZA
    IDEOLÓGICA,,”” CON LAS CONSECUENCIAS NEFASTAS QUE TIENE ESO PARA LA VIDA MISMA .

    Los dogmaticos y los puros ideológicos abundan en todas partes …amigo Red , cosa diferente
    es lo de PODEMOS ………….EL POSIBILISMO…..COSA QUE YA INVENTO SUAREZ Y FRAGA .

    …………Estos sí que sabían ………..los muy …………………..FACHAS …………………..-

    HOMO HOMINI LUPUS .-

  4. Manifiesto de Sierra Maestra: Estoy de acuerdo con la ciencia, con la dialéctica … y contigo en lo que dices sobre la pureza ideológica y sus desastrosos efectos.
    No es necesario ningún dogmatismo en la izquierda para ser COHERENTE… sólo son 4 ó 5 ideas que admiten ciertos grados en función de las circunstancias, por supuesto, pero que no se pueden traicionar sin consecuencias (anti-imperialismo, república, socialismo, federalismo, laicismo …).
    En relación a esa coherencia, el trotskismo y el posibilismo que mencionas se han pasado varios pueblos…
    En cuanto a Hobbes, me gustaría que no tuviese razón y que la cooperación prevaleciese sobre el conflicto pero me temo que los hechos son tozudos …
    Un saludo.

    Manifiesto de Sierra Maestra: I totally agree with science, dialectics … and with you on what you say about ideological purity and its devastating effects.
    It’s not necessary for the left to be dogmatic in order to be CONSISTENT… there are just 4 or 5 little things which admit certain degrees according to circumstances, of course, but that cannot be betrayed ‘scot-free’ (anti-imperialism, repúblic, socialism, federalism, secularism …).
    In relation to that consistency, trotskyism and posibilism that you are talking about have gone too far.
    Regarding Hobbes. I wish he were wrong and cooperation would prevail over conflicts but I’m affraid facts are stubborn …
    Regards.

  5. Manu aranburu agirre

    La obras de Stalin y Trosky tienen aspectos positivos y negativos, por eso hay que leerles y debatir aunque tambien hay que practicar la lucha social, no estar todo el dia en la biblioteca. Stalin dirigio la URSS durante años y facilito con grandes costes humanos 35 millones d e muertos, la victoria contra el nazismo, Troski erro en sus calculos y en sus analisis sobre la URSS, en la otra parte de la balanza esta en la represión contra los llamados disidentes que alcanzo a comunistas militantes honrados.
    Troski erro en sus analisis sobre la guerra-golpe militar de 1936, sobre todo en sus criticas al POUM
    Solo la Ecologia, el socialismo y el feminismo salvaran la vida en el planeta Tierra¡¡¡¡¡
    Desde el Pais Vasco

  6. FRIEDRICH ENGELS

    Manu: Eso es precisamente lo que noto yo que falta………movimiento y organización popular.

    Por qué razones faltan…….? .en los años 70 ,había mucha gente implicada de una u otra manera .

    Ahora noto cierto …cansancio, hastío, desorientación, y sobre todo mucho poder de los MEDIOS DE

    COMUNICACIÓN , DE LAS LLAMADAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y OTROS MEDIOS NUEVOS .

    Creo que la partida de la DESINFORMACIÓN Y MANIPULACIÓN LA HA GANADO EL CAPITAL.-

    De momento……- Tienen que venir nuevas generaciones que les den una vuelta a la actual

    situación ……..””.la vieja guardia “””no está ya a la altura y muchos no entienden los nuevos

    movimientos y tiempo .-

  7. Partisana&Campesina

    Leí antes el comentario de LA MALINCHE que el artículo de Emir SADER. Creía que serían las palabras de brasileño tan “geniales” como ésta escribía.

    Me puse a leerlo con atención. Y, por desgracia, no veo nada que justifique ese entusiasmo de LA MALINCHE. ¿¡¡¡Qué lástima!!!?

    Pues para empezar en el artículo de SADER se habla sin parar del trostskysmo, pero dando puntadas sin hilo de manera arrolladora y constante.

    Y la crítica política tiene que hacerse bien. Identificando bien los problemas. Siendo minucioso hasta el detalle, pues si no: lo único que hacemos es transferir nuestras náuseas de unos a otros sin reflexionar acerca de nada. Y eso es, por desgracia, muy común. Nos gana el visceralismo en las más de las veces.

    Para empezar debería saber definir el trotskismo. Pues da la impresión que a quien pone a caer de un burro es a alguien cercano y muy próximo (como cuando ponemos a parir a algún vecino sin ton ni son y sin ni tan siquiera darle la oportunidad de defensa), pero sin hacer ninguna mención a nada: ¡ni a prensa, ni libros, ni discursos, ni mítines o ni siquiera prácticas reivindicativas! ¡Y mira que podrían citar y exponer críticamente!.

    En lo único que Emir SADER podría ser que hubiera acertado es a exponer la inutilidad de la sempiterna discusión militante de las organizaciones pseudocomunistas entre leninismo, estalinismo, trotskismo o breznevismo,… Debates que carecen en la mayoría de los casos de precisión histórica, teórica o ideológica. Y que lo único que ponen de manifiesto es que el sectarismo comunista se reproduce de manera impotente en cada una de las mentes que abrazan de manera espontánea el chispazo de la lucha comunista.

    ¿Cuántas personas no se han ido corriendo despavoridas cuando en una reunión de célula comunista se ha invocado de manera reiterativa el nombre de alguno de nuestros Líderes Supremos! Muchos que carecían de los grados más elementales de escolarización no entendían nada de lo que allí se les contaba. Y menos entendían cuando presenciaban delante de sus narices los enfrentamientos enconados entre unos y otros por la posesión de una especie de Verdad revelada que poseían los nombres de aquel Altar Mayor del Comunismo Internacional: San Marx, San Engels, San Lenin, San Stalin, San Mao, San Trostky, San Fidel, San Ernesto Guevara de la Higuera (alias Che), etc y etcétera.

    Por otra parte, creer como algunos comentaristas que la unidad del proletariado, de l@s indignad@s, de l@s precari@s surgirá de manera repentina y ayuna de cualquier formación es uno de esos errores garrafales que no paramos de repetir para darnos de bruces una y otra vez contra la Realidad más dura y cruel.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*