El pragmatismo “ni-ni” prepara sus argumentos: Si EE.UU ataca Corea del Norte y/o Venezuela, alguna culpa tendrán

Las últimas horas han sido pródigas en noticias (y amenazas) del imperialismo hacia Venezuela y Corea del Norte. La prensa burguesa habla hasta el hartazgo de “regímenes” cuando se refieren a Venezuela o la RPDC y de “administración” si de EE.UU se trata. Tienen un camino andado con años de prédica de lo malísimos que son los gobernantes Maduro y Kim Jong para poder justificar, si así lo decidieran, bombardeos y genocidio. Siempre han hecho lo mismo, es insólito que haya seres humanos que sigan cayendo una y otra vez en la trampa mediatico-imperialista.

Descartadas las derechas de siempre que son y serán, y que bastante tienen con haberlo intentado todo para sacar a la izquierda del gobierno en Venezuela, y no haberlo conseguido, empieza a asomar el coro “ni-ni”, el de “ni unos ni otros” que viva Gandhi y los callos a la madrileña. Es posible que esas organizaciones incluso ya hayan quedado para preparar las pancartas y ensayado las declaraciones sobre la necesidad de diálogo y de paz en el mundo y de lo extendida que está la maldad por todas partes.

Los que no han tenido la suerte o acierto de poder focalizar con criterio de clase los intereses de los capitalistas, lo que es el Imperio y sus consecuencias, recurren a una suerte de “las dos partes son culpables”, “porque Gadafi, Al Assad, o Sadam Hussein… tenían sus cosas malas y no es cuestión de mancharse en su defensa”. El ninismo practicado por la socialdemocracia en multitud de ocasiones, tiene en esta nueva etapa invitados que dicen proceder de espacios alternativos de la sociedad. Lo que se trata, en realidad, es de no perder votos defendiendo cosas del pasado que no interesan a los vecinos de la calle. Es más que probable que esta praxis la hubiesen aplicado con igual sinvergoncería con el Che o Ho Chi Minh, a la postre, no los legitimó votación alguna con recuento del Ministerio del Interior, dirían.

Es verano. Hay muchas ofertas de gafas sin necesidad de pisar las costas playeras, no estaría mal regalar algún par al ninista que tengamos al lado, a ver si así son capaces de una  vez de ver con claridad lo que es el capitalismo y el imperialismo que, a pesar de querer enmascararlos con otras palabras, sigue existiendo y dispuesto a atacar, esta vez, con la marioneta Trump a su servicio. El Imperio cuenta con dos tipos de favores y apoyos, los incondicionales y los dudosos pragmáticos ninistas.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*