GRA265. MADRID, 14/03/2014.- El secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo durante la rueda de prensa ofrecida hoy en la que ha subrayado que los obispos están "unidos" y todos están con el papa Francisco, al término de la asamblea plenaria celebrada esta semana. EFE/J.L Pino

El Portavoz de la Iglesia habló de LGTB, la religión en la escuela, del secreto de confesión en caso de pederastas…

Dado el poder que tienen y la influencia en millones de personas, es bueno conocer su ideario para el 2018 (no muy distante del de 1235)

El portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), P. José María Gil Tamayo ha indicado que no ve a los obispos saliendo a manifestarse a la calle por todo aquello que es contrario a sus valores. Así lo ha explicado al ser preguntado por la posibilidad de que los prelados se manifiesten en la calle en 2018 frente a leyes como la iniciativa LGTBI de Podemos o las peticiones de varios grupos para sacar la Religión de la escuela.

«No tienen que salir los obispos a todo, sino que la Iglesia está en el entramado social, dando responsabilidad a quienes realmente son los depositarios de sus derechos: los padres y los ciudadanos católicos», ha argumentado Gil Tamayo.

Según ha precisado, los obispos van a «defenderse» como «ciudadanos» y como «una institución con peso en la sociedad española» y harán «oír» su «voz», sus «discrepancias» y su «exigencia de respeto a los derechos fundamentales».

sobre el Pacto Educativo y la clase de Religión católica, el portavoz de los obispos ha defendido que el hecho religioso debe estar presente en el currículo escolar si este quiere ser «integral y completo».

«La escuela no es un terreno franco donde el hecho religioso tenga que estar ausente, sino ya por el mero hecho de su importancia en la conformación de la sociedad, del ser humano, de nuestra historia y de nuestra cultura, forma parte del currículum si quiere ser un currículum integral y completo en la formación de personas», ha agregado.

Por el contrario, ha advertido de que, «si la opción es por la exclusión, por parcializar la educación», entonces, «lógicamente es una concepción sectaria».

«El cuestionamiento de la presencia de la enseñanza religiosa en la escuela es ideológico, no social, porque está en la sociedad con toda naturalidad, se manifiesta en nuestras fiestas, en la vida y no es un hecho privado», ha concretado. Esto lo piden no solo para la Iglesia católica sino también para los creyentes de otras confesiones y respeto para los no creyentes.

Además, ha señalado que los obispos piden que los padres puedan educar a sus hijos conforme a sus convicciones, de acuerdo con el artículo 27 de la Constitución Española. «Libertad de enseñanza e igualdad como derecho de todos a una educación digna, está consagrado por nuestra Constitución, eso es irrenunciable», ha subrayado, al tiempo que ha añadido que el Estado, desde su aconfesionalidad, debe respetar el hecho religioso.

Ve la ley LGTBI «autoritaria y anticonstitucional»

Por otro lado, Gil Tamayo ha calificado la ley LGTBI impulsada por Unidos Podemos de «absolutamente autoritaria y anticonstitucional» porque «está cargada de una ideología que afecta a la concepción (cristiana) de la persona y a cuestiones fundamentales».

«Es una ley que coarta la libertad de expresión, revierte la prueba de cargo, establece una agencia que penaliza y señala quién incumple o va contra esa ideología, que afecta al ámbito educativo subordinando las ayudas a la adopción o aceptación de un credo, de una ideología, como una especie de confesionalismo de la ideología de género», ha matizado.

Así, aunque ha defendido que hay que respetar a «todas las minorías», ha precisado que no están de acuerdo con «el modo» de «imposición». Además, para el portavoz de los obispos, las minorías ya tienen en el ámbito legal «suficientes elementos para su protección». «No es una cuestión de la Iglesia católica que siempre esté a la contra de todo», ha remarcado para recordar la misma oposición por parte de los evangélicos.

Por otro lado, se ha mostrado contrario a la recomendación que una comisión australiana ha dado de eliminar el secreto de confesión en los casos de abusos en el seno de la Iglesia, porque, según ha indicado, «el secreto de confesión es irrenunciable y es un derecho del penitente». «Facilitar un ámbito de confidencialidad absoluta hasta la propia entrega de la vida es una garantía de una opción por el perdón», ha remarcado.

Además, Gil Tamaño ha asegurado que el Ejecutivo no les ha pedido ninguna colaboración para la elaboración de un listado de los bienes inarticulados por la Iglesia, ha criticado que se quiere hacer «una desamortización encubierta» y ha defendido que la Iglesia ha actuado dentro de la legalidad.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

2 comentarios

  1. No han elaborado un listado de los bienes inmatriculados porque no se lo ha pedido el gobierno formado por doce ministros del OPUS DEI y no lo harán porque saben que su dios no existe y es imposible que le pida cuentas por sus pecados.

  2. Es delictivo que en lugares públicos de educación y cultura se haga proselitismo de la basura religiosa que asoló durante siglos a la Humanidad, y que entra en directa contradicción con la ciencia y el progreso. Basta ya de engañar a nuestros hijos en las escuelas con las mentiras de la iglesia.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*