El suceso ocurrió poco después de que el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, declarase el estado de emergencia en la ciudad, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenase “todo lo que representa el odio”.

“Múltiples heridos tras colisión de varios vehículos. Varios peatones golpeados”, indicaron las autoridades locales a través de la cuenta de Twitter de la ciudad de Charlottesville.

La Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU) había verificado previamente en su cuenta oficial de Twitter, las imágenes del atropello, efectuado según testigos por un turismo plateado que se abrió paso entre los manifestantes a toda velocidad, antes de colisionar contra una camioneta.

Charlottesville se encuentra ahora mismo bajo estado de emergencia por los fuertes enfrentamientos entre grupos supremacistas blancos y neonazis contra integrantes de movimientos  antifascistas.

Los supremacistas se habían concentrado para protestar contra el derribo de la estatua del general confederado Robert E. Lee y símbolo de la era esclavista del Sur de Estados Unidos, tal y como habían ordenado las autoridades de la ciudad.

Al menos una persona ha resultado detenida al término de estos enfrentamientos, disueltos por la Policía antidisturbios.