Caricatura en relación a los supuestos ataques acústicos que habrían afectado a funcionarios estadounidenses, en La Habana, Cuba. 6 de octubre de 2017. ACN CARICATURA/Osvaldo GUTIÉRREZ GÓMEZ/ogm

CUBA deplora la estrategia yanqui de acusar al gobierno revolucionario de los “ataques sónicos”

La Habana insiste en su inocencia en el polémico caso de los ‘ataques sónicos’. El Gobierno cubano mostró una vez más su rechazo a las acusaciones que llegan desde Estados Unidos en referencia a los presuntos y misteriosos ataques a sus diplomáticos. La última e infructuosa audiencia celebrada en Washington sobre este asunto ha sido vista desde la isla como algo más que una simple investigación para esclarecer la verdad. Así lo condenaba la directora para Estados Unidos de la Cancillería Cubana, Josefina Vidal:

“A nadie sorprenden las acusaciones infundadas ni las fabricaciones las de los senadores anticubanos, cuya única agenda política a lo largo de los años ha sido llevar a nuestros países hacia una confrontación sin importar las consecuencias. Su total falta de escrúpulos y credibilidad es reconocida. La gran víctima de la audicencia de hoy ha sido la verdad”.

Vidal también quiso recordar los resultados del propio FBI sobre su investigación en este asunto, los cuales reconocen no haber encontrado evidencia alguna sobre unos supuestos ataques de carácter acústico que afectaron a la salud de 24 diplomáticos y que desembocaron en la retirada el pasado mes de septiembre del 60 % del personal de la embajada de La Habana.

Lo cierto es que en la audiencia de este martes en Washington, presidida por el senador cubano-estadounidense Marco Rubio también se reconoció desconocer de momento la naturaleza y procedencia de estos ataques, si bien se mantuvieron las acusaciones a Cuba.

 

euronews

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Un comentario

  1. Yasmine Latina

    Lo único verdadero en todo este folletín yanqui es la SORDERA de la diplomacia estadunidense. Pero esa no ha sido causada, es congénita y va en el lote genético de su imperialismo racista, clasista y miserable.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*