CUBA. Almagro no quiere darse por enterado de que la Isla irredenta no pertenece a su basurero y arremete contra ella

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, pertenece a lo más bajo y rastrero de especie humana y, sin duda, es un peligroso enfermo mental. Por eso le colocaron al frente de esa putrefacta organización, que no es otra cosa que la embajada del imperialismo yanqui en el continente americano.

En febrero de 2008, el compañero Fidel comenzó a escribir un artículo de esta irónica manera: “Por casualidad me enteré de que la OEA existía, al leer hoy un cable de Internet…”. El citado cable decía que el anterior secretario de la OEA, José Miguel Insulza, descartaba que Cuba pudiera ser reaceptada de inmediato en la OEA. Fidel publicó el citado artículo el 23 de febrero de 2008, en el diario Granma, y lo tituló de una manera muy elocuente refiriéndose a la OEA: “¿Quién quiere entrar en el basurero?

Siguiendo los dictados del Gobierno imperialista yanqui, Cuba fue injustamente expulsada de la OEA en 1962. Este cadáver insepulto —a la OEA nos referimos— no le hace falta a Cuba para nada y, por supuesto, su actual secretario general es ignorado por el Gobierno y pueblo cubano. El año pasado, por ejemplo, no se le permitió la entrada a Cuba, donde pensaba reunirse con la llamada oposición en claro ejercicio injerencista.

No es extraño, pues, que Almagro haya vuelto a arremeter contra Cuba. Lo hizo el pasado sábado refiriéndose a las próximas elecciones en ese país, además de manifestarse en contra de un sucesor del presidente cubano, Raúl Castro, que no haya sido elegido “democráticamente” por el pueblo.

En un acto en Miami (EE.UU.), organizado por el movimiento Cuba Decide (grupúsculo al servicio del imperialismo yanqui, más bien), que promueve la celebración de un plebiscito vinculante para que el pueblo cubano decida qué sistema político quiere (como si no lo hubiera decidido en 1959 y no lo confirmara cada cinco años a través de sus elecciones), el titular de la Organización de Estados Americanos (OEA) dijo que “no se puede aceptar una sucesión no democrática” en el país caribeño.

Agregó, asimismo, que la comunidad internacional tampoco debería aceptar a “dictadores” en ámbitos como la Cumbre de las Américas, evento que se celebrará en el mes de abril en Lima, capital peruana.

El diplomático uruguayo expresó, de igual modo, su apoyo a la causa del movimiento Cuba Decide, del que Rosa María Payá, hija del fallecido disidente Oswaldo Payá, es fundadora y coordinadora, y pidió proteger a sus integrantes de acosos y amenazas.

En este sentido, Almagro aseveró que “va a seguir haciendo lo que sea necesario y esté en su poder” por esta causa, para que el proyecto de Cuba Decide siga adelante.

Almagro, acérrimo crítico del Gobierno cubano, lo calificó de “la peor clase de dictadura” y de un ejemplo “peligroso” para el continente, para después referirse a la “dictadura de Nicolás Maduro” en Venezuela, que, según dijo, es “un burdo intento de replicar la experiencia cubana”.

El secretario general de la OEA remarcó que por eso, para confrontar al régimen de Maduro, “se debe confrontar antes al régimen cubano”.

Sin embargo, el Gobierno de Cuba ha condenado en varias ocasiones las agresiones de Estados Unidos y de la OEA contra la Administración de Maduro y ha asegurado que la defensa de Venezuela impulsa la independencia de la región.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Un comentario

  1. ESTE ALMUGRE RESULTÓ SER MAS PAPISTA QUE EL PAPA. MAS IMPERIALISTA QUE EL IMPERIO YANQUI QUIEN LE PAGA SUS DISCURSOS INTERVENCIONISTAS.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*