Crónica de la misa a Carmen Franco; no se pierdan el listado de asistentes y las palabras del Monseñor

En el diario de Marhuenda, La Razón, aparece esta crónica:

Casi dos semanas después del fallecimiento de la matriarca de los Franco, la familia quiso ofrecerle ayer un último homenaje con el funeral celebrado en la Iglesia Parroquial de San Francisco de Borja, conocida como la Iglesia de los Jesuitas y donde Carmen Franco se confesó y asistió a misa hasta que su enfermedad se lo impidió. Monseñor Antonio Cañizares, quien le dio la extremaunción al final de su vida, también ofició la de ayer, en la que le dedicó unas bonitas palabras: «Fue humilde, no conoció el odio ni el rencor de nadie. Pasó por la vida de puntillas, se fue sin hacer ruido, sin una mala cara y sin miedo; con la alegría y la sonrisa en los labios. Aprendió a ser fiel en un mundo hostil y a superar situaciones de rechazo».

De la Almudena a Serrano

Carmen Franco falleció el 29 de diciembre tras una dura batalla contra un cáncer intratable que le fue diagnosticado en verano. Aunque sus restos descansan en la capilla de la cripta de la familia Martínez-Bordiú en la catedral de La Almudena desde el 31 de diciembre, sus hijos han querido dedicarle una misa de despedida a la que pudieran asistir todos sus amigos y familiares, ya que la ceremonia en La Almudena fue de carácter privado. Nada que ver con el más de centenar de personas que desde las siete de la tarde ocuparon todos los bancos de la gran iglesia de la calle de Serrano.

Por su puesto, entre los asistentes se encontraban su primogénita, Carmen, que acudió acompañada de su hija Cynthia Rossi, fruto de su segundo matrimonio. Uno de los primeros en llegar, sobre las siete de la tarde, fue su otro hijo, Alfonso de Borbón. Con él estaban su esposa, Margarita Vargas, y la mayor de sus tres niños, Eugenia, de 10 años. La pareja se limitó a saludar a los fotógrafos que esperaban a la entrada de la iglesia y prefirieron no ofrecer declaraciones. Poco después, Jaime Martínez-Bordiú y Marta Fernández se unieron en el resto de la familia al interior de la iglesia. A José Toledo, recientemente separada de Cristobal Martínez-Bordiú, se la vio muy afectada.

Entre los muchos que despidieron ayer a Carmen Franco no faltaron Marisa Yordi, esposa de Alfonso de Borbón y Escasany; Enrique Ponce y Paloma Cuevas; Beatriz de Orléans; María Zurita; Paloma Segrelles y la baronesa de Alaquàs; y Amparo Corell, madrina de uno de los hijos de Luis Alfonso de Borbón. Además, asistieron a la misa Cayetano Martínez de Irujo, Jaime de Marichalar, Pepe Barroso, el ex presidente del BBVA Emilio Ybarra y Pilar González de Gregorio, hija de la duquesa de Medina Sidonia, entre otros

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

4 comentarios

  1. Vamos…todos “democratas de toda la vida”

  2. LIBERTAD, VERDAD, DEMOCRACIA.

    Vamos, lo que se dice un entierro, ceremonias varias, etc. de un personaje humilde, luchador por la libertad, luchador por la democracia, luchador antifascista, luchador por la ética; no cabe ninguna duda, “me se” saltan las lágrimas, espero que salga pronto la película, ¡¡¡qué digo!!!, que salga la serie que habrá de durar años y años para poder difundir tanto bienhacer por la humanidad.

  3. Lo bueno de este final de esta existencia, es que alla en el otro mundo, todos seremos iguales, por mas que odien el comunismo , estos privis. Salud y republica.

  4. Lo más triste es, que al igual qué, el general patas cortas murió en su cama, y no dio ni un palo al agua, mientras, la B.P.S. actualizada, se ocupa de que demasiada gente se preocupe solo del” furgol” y, si mea fuera del tiesto, llevarla al T.O.P..
    Por cierto, si os fijáis en el cuadro que tiene a su izquierda, parece que no fue una dama tan recatada y asceta, como exigía ella y la Conferencia Episcopal a las mujeres-hombres que perdimos la guerra. En fin, en sus últimos momentos estuvo, como no, la mafia-bancaria, que le debe tanto. No , a ella no, al general patas cortas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*