COLOMBIA. La FARC decide suspender su campaña electoral hasta que el Estado garantice su seguridad

Las FARC descubren que la campaña presidencial es imposible.

Cabe preguntarse dónde está ese cadáver insepulto llamado OEA y la tan cacareada comunidad internacional. Cuando se trata de la hermana Venezuela, las elecciones son criticadas injustificadamente por ellos. En cambio, cuando se trata de Colombia guardan un silencio tan ensordecedor como cómplice.

Mal panorama se vislumbra en el país sudamericano. Mediante una rueda de prensa realizada en el día de hoy, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) ha anunciado su decisión de suspender temporalmente su campaña presidencial producto de las amenazas y acciones violentas cometidas en contra de los integrantes del partido.

El integrante del Consejo Político Nacional de la organización y candidato al Senado, Pablo Catatumbo, ha explicado que hasta que no se garanticen las condiciones de seguridad para el resguardo de la integridad física de los dirigentes por parte del Estado colombiano, no se reanudarán las actividades de campaña.

Asimismo, ha alertado que “Colombia no puede convertirse en un estado fallido electoralmente”, y que acudirán con “todo el acervo probatorio ante las autoridades competentes”, “para que se castigue a los responsables de los actos violentos contra los candidatos del partido”.

Catatumbo también ha prevenido que “existe un plan coordinado que impide la acción política de un partido legalmente constituido”, y que un país que se pretende democrático debe dar las garantías a todos los partidos.

“A toda la nación les reiteramos nuestro compromiso con la consolidación de la paz con justicia social”, ha expresado Catatumbo, al tiempo que ha subrayado que la campaña no ha sido cancelada, sino suspendida hasta que “existan plenas condiciones para continuarla”.

Finalmente ha expresado que será el próximo lunes cuando la dirección política de la organización se reunirá para coordinar las medidas que se aplicarán en lo sucesivo.

Lo sangrante del caso es que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, es precisamente uno de los hipócritas y cínicos individuos que arremeten casi a diario contra el Gobierno Bolivariano y su presidente, acusándolos de antidemocráticos y sin sentir el más mínimo atisbo de sonrojo por ello.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*