CARLO FRABETTI. Tienen razón

Tiene razón Albiol cuando dice que es una humillación para el partido en el Gobierno y una victoria moral del independentismo que la CUP tenga tantos o más votantes que el PP. Y también tiene razón cuando afirma que los responsables de TV3 no son normales, puesto que los profesionales competentes y honrados son una auténtica anomalía en el ámbito de la televisión y de los grandes medios de comunicación en general.

Tiene razón Arrimadas cuando dice que los malversadores han de ir a la cárcel; aunque se olvida de precisar que los verdaderos malversadores son los que vierten el dinero público en sus propios bolsillos. Pero ya se sabe que los mensajes electorales han de ser breves y contundentes, sin perderse en detalles anecdóticos. Vargas Llosa, como profesional del lenguaje, lo sabe bien, y por eso sintetiza al máximo; a Puigdemont lo llama “Pujmon” para abreviar, y omite los adjetivos inseparables cuando dice que los nacionalismos -excluyentes y opresores, como el españolismo- son nefastos.

Tiene doblemente razón Soraya SS cuando dice “En mi puta vida he cobrado un sobre”; utiliza el adjetivo adecuado para calificar su existencia misma y su carrera política, y también elige cuidadosamente el sustantivo, pues lo que se cobra no es el sobre, sino su contenido.

Aunque menos sintético, pues lo suyo es la floritura y el devaneo, también tiene razón Iceta cuando dice que “El respeto por el pluralismo obliga a practicar el diálogo con la oposición, no bloquear por sistema sus iniciativas y debatir de forma constructiva sus propuestas”. Lástima que se olvide de decírselo a Rajoy.

Y el propio Rajoy es quien tiene más razón que nadie, como corresponde y era de esperar: “Los catalanes hacen cosas”, sentenció con su proverbial sutileza. Nada más cierto: muchas personas miran y callan, muchas hablan y no hacen nada; pero las catalanas y los catalanes -al menos tres millones de ellas y ellos- no se limitan a mirar y hablar, sino que además actúan: reclaman y ejercen sus derechos, se enfrentan a las jaurías del poder y a su justicia degradada, defienden heroicamente a sus dos madres: la tierra y la lengua. Y nos brindan un ejemplo a seguir, es decir, una vía practicable.

Porque de las muchas cosas que hacen las catalanas y los catalanes, la mejor es el camino que están haciendo al avanzar con perseverancia, valor y dignidad, y con una admirable capacidad de autoorganización, hacia la República; una República que acabará con cuarenta años de “democracia orgánica” y otros cuarenta de monarquía bananera.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. OK., sobre todo finalmente.

  2. Si las cosas del mundo de la política fueran un pelín racionales, entonces, quizás llevarías bastante razón en tu análisis. Pero, puede que esa autoorganización no camine en realidad hacia la construcción de una ideal (y Real) República catalana, sino a otra cosa bien distinta.

    Pues la historia de este Reino Francobourbónico es muy diestra en generar cánceres incurables. Y lo más seguro es que no salga nada bueno, ni justo ni positivo de toda esa energía liberadora. Y que esa presión acumulada termine por hacer estallar la metástasis foruncular por no llegar a ser una opción democráticamente mayoritaria.

    A las criminales élites francobourbónicas no le interesan las mayorías populares (salvo para estafarlas, engañarlas y explotarlas; y si eso se hace mediante un proceso de asimilación borreguil, pues, mucho mejor; así se podrá confirmar que el borrego va “libre y voluntariamente” al matadero) ni las libertades ni los derechos (si es necesario hacer una Constitución manu militari como la de 1978, pues, ya está, se hace y se reescribe la historia de paso); a esas élites criminales lo único que le interesa es pudrir, corromper las energías que podrían hacer de la democracia la antesala de una sociedad comunista racional y ecológicamente responsable. Con obstruir eso, ellos ya son felices.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*