CARLO FRABETTI. Represión y buenos modales

No es infrecuente oír, en mítines y debates políticos, la frase: “Nosotros estamos contra todo tipo de violencia”. Suena muy bien, pero, desgraciadamente, no significa nada. Las extracciones dentales son una forma de violencia. La depilación a la cera es una forma de violencia.

Sujetar a un depravado que golpea a una ancianita indefensa, es una forma de violencia. Quienes dicen estar contra toda forma de violencia son necios o demagogos que, directa o indirectamente, le hacen el juego al poder y su violencia institucional.

Una versión light de este pacifismo ramplón consiste en reivindicar los buenos modales y lo “políticamente correcto” como valores absolutos, sin tener en cuanta las circunstancias concurrentes en cada caso.
“No hay que quemar ninguna bandera ni la foto de nadie”, dicen los inevitables tontolianos pretendiendo dar ejemplo de ecuanimidad y convivencia armónica, y dedicando velados (o no tan velados) reproches a raperos y quemafotosantimonárquicos por sus “groserías”.

Los groseros, en el más literal sentido del término (pues la grosería es lo contrario de la sutileza), sois vosotros, hipócritas tontolianos, engoladoslameculos. Pedirle que sea “educado” a quien solo dispone del exabrupto para hacerse oír mínimamente, es una estupidez o una vileza. Si en su día un joven judío hubiera quemado una foto de Hitler o una bandera nazi, ¿se lo habríais reprochado? Y no estoy diciendo que el Borbón sea como Hitler ni que la rojigualda sea comparable a la bandera nazi; pero si hay fotos y banderas que sí se pueden quemar, vuestra farisea sentencia cualitativa queda automáticamente invalidada, y en todo caso habría que discutir qué banderas y qué fotos se pueden quemar “educadamente” y cuáles no; dicho de otro modo, habría que cuantificar la maldad de las efigies y los símbolos, lo cual no parece fácil.

No he dicho (y no lo pienso: me apresuro a aclararlo porque al parecer te pueden empapelar por tus ideas) que el Borbón sea comparable a Hitler; pero si se puede quemar la foto de un dictador sanguinario sin sacar los pies del tiesto de lo políticamente correcto, no veo por qué no se puede quemar la de un asesino de osos y elefantes que ha manifestado públicamente su admiración y gratitud hacia otro dictador sanguinario. Y si se puede quemar la bandera de la Alemania nazi, no veo por qué no se puede quemar la de la España fascista, impuesta por Franco en sustitución de la legítima tricolor republicana.

Y, ya puestos, también se podrían quemar las fotos de los encorbatados, relamidos e hipócritas tontolianos que, por el mero hecho de reprocharles a las víctimas de la represión su “mala educación”, les hacen el juego a los verdugos. Muy educadamente, eso sí.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Simón el Perro

    Totalmente de acuerdo. Es necesario despertar esas conciencias de los “tontolianos”, es necesario que todas sepan que quemar una bandera de esa “España de charanga y pandereta”, de gente educada, de mata elefantes, de tontolianos, de gentes que se rasgan las vestiduras porque haya otras que digan aquello de “depurar responsabilidades” frente a las actuaciones de las policías…, ha tenido ya demasiados poetas. Cantemos ahora al futuro donde la hipocresía, con lo “políticamente correcto”, haya desparecido.

  2. Elena Escudero

    Yo jamás he quemado una bandera o una foto. Me parece una solemne idiotez. Se lo contaba a amigos y amigas en Cuba hace un par de años y me convencieron: la mejor forma de humillar a una enseña como la española es utilizarla como paño para pisar el suelo de casa, lavar los platos o limpiarle el trasero al perrito.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*