CARLO FRABETTI. “Lo que no se dice” (Carta abierta a Jon Sistiaga)

Nos conocimos en 2004, frene a la embajada de Estados Unidos en Madrid, en un acto de protesta por la impunidad de los asesinos de José Couso, y me pareció encomiable -y así te lo dije- que alguien tan vinculado a los medios de comunicación oficiales diera la cara en una situación como aquella. No te he seguido mucho desde entonces (frecuento los grandes medios lo menos posible como medida básica de higiene mental); pero he visto con interés algunos episodios de tu reciente programa “Tabú”, y anoche, concretamente, vi uno en el que entrevistabas a un coronel argentino en arresto domiciliario, condenado por torturas y asesinatos durante la sangrienta dictadura militar de los años setenta.

Si hubiera que valorar un documental por lo que dice, pensaría que has hecho un buen trabajo: no podemos ni debemos olvidar lo que sucedió en Argentina justo cuando aquí se orquestaba la farsa de la “transición democrática” (ni podemos dejar de relacionar ambos procesos simultáneos; pero ese es otro artículo). Pero un documental de las características del tuyo se ha de valorar también por lo que no dice. No en vano en los juicios estadounidenses, como hemos visto tantas veces en películas y series de televisión, se pide a los declarantes que juren decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, pues una verdad incompleta o diluida puede ser tan engañosa o más que una mentira.

Y hablar de la tortura en la Argentina de los setenta sin hacer la menor alusión a la tortura en la España de hoy es, cuando menos, una vileza digna de un Garzón. ¿Por qué has viajado tan lejos en el espacio y el tiempo para entrevistar a un coronel torturador y asesino en arresto domiciliario teniendo otro a la vuelta de la esquina? ¿Por qué no has entrevistado a Rodríguez Galindo, el carnicero que secuestró, torturó, asesinó y enterró en cal viva a Lasa y Zabala, y que tras pasar de puntillas por la cárcel está en su casa escribiendo sus memorias? ¿Por qué no entrevistas a Felipe González como responsable último de la infamia de los GAL? ¿Por qué no entrevistas a la jauría de bestias tricornes que violaron con una pistola a

Amaia Urizar, o a quienes torturaron a Unai Romano hasta dejarlo irreconocible? ¿Por qué no entrevistas a los relatores de la ONU que en vano repiten año tras año que en la “España democrática” (las comillas indican el uso irónico de ambos términos) la tortura es una práctica sistemática e impune? ¿Por qué, para documentarte como corresponde a un periodista de investigación, no lees los informes de la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura (integrada por más de cuarenta organizaciones de todo el Estado español), en los que averiguarás que, en lo que va de siglo, han muerto en dependencias policiales una media de una persona a la semana y se producen diariamente un par de denuncias por torturas?

Podría hacerte muchas preguntas más desde esta inversión de roles en la que tú eres el entrevistado vergonzante enfrentado a sus propios tabúes; pero todas pueden resumirse en una más personal y menos retórica: ¿qué fue del Jon Sistiaga que se atrevía a denunciar públicamente a los asesinos de José Couso y al cómplice Gobierno español?

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

3 comentarios

  1. aagaito perez chico

    Como dicen anigo Carlo: “Vemos la paja en ojo ajeno y no la viga en el propio”. Màs o menos ¿vale…?

  2. Tu lo has dicho en el introito, “alguien tan vinculado a los medios de comunicación oficiales”
    ¿Quien le iba a publicar algo sobre Galindo o Gonzalez Marquez?
    Todos queremos comer cada día a ser posible.

  3. Carlo Frabettti

    Respuesta a Daniel:
    Sé por experiencia personal lo difícil que es “comer cada día” cuando tu trabajo tiene que ver con la comunicación y la cultura; pero creo que un profesional del prestigio de Sistiaga podría arriesgarse un poco más sin peligro de pasar hambre.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*