CARLO FRABETTI. El orgullo de no ser español

Quienes disfrutan en un desfile militar, solo por error han recibido un cerebro: con médula espinal tendrían suficiente.

Albert Einstein

 

En mi juventud, un tío mío, general de aviación y héroe condecorado de la II Guerra Mundial, me dijo: “Italia es la primera potencia deportiva del mundo, y además es la capital universal del arte y de la religión, por no hablar de la gastronomía. En todo lo que realmente importa, somos los primeros; debes sentirte muy afortunado y muy orgulloso de ser italiano”. Entonces no supe qué contestarle, o no me atreví. Ahora le diría que me siento afortunado, sí (nacer en uno de los países más ricos del mundo y crecer entre obras de arte y buenos alimentos es una suerte, qué duda cabe), pero no orgulloso; en primer lugar, porque el Papa, la pizza y el Inter no me parecen grandes motivos de orgullo; y, sobre todo, porque el orgullo nacional solo es comprensible y lícito cuando alguien niega, atropella o desprecia tu identidad y tu cultura, es decir, cuando es un orgullo defensivo y no ofensivo, cuando es reivindicativo y no supremacista (por eso hay un “orgullo gay” y no un “orgullo heterosexual”: si nadie cuestiona tu orientación sexual, estar orgulloso de ella es, en el mejor de los casos, una estupidez, y lo mismo vale para la nacionalidad). Ahora le diría algo así a mi tío el general, y como él ya no puede oírme, se lo digo a sus correligionarios carpetovetónicos, que han conseguido que, abrumado por la vergüenza ajena (1), alguien que nunca piensa en sí mismo en términos identitarios se sienta orgulloso de negarse a ser español y de vivir en la República de Catalunya, lejos de quienes pisotean el derecho de autodeterminación de los pueblos, jalean a los títeres de

cachiporra y se reafirman procesionando armas; lejos de quienes han convertido en su “fiesta nacional” la fecha conmemorativa de uno de los genocidios más atroces de la historia de la humanidad. No es casual que el 12 de octubre comparta denominación de origen con la corrida de toros. El mismo nombre, la misma barbarie.

(1) Esa vergüenza ajena convertida en orgullo propio es el arma de construcción masiva con la que millones de catalanas y catalanes derrotarán a los herederos del franquismo. Pero ese es otro artículo.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

6 comentarios

  1. —-INDEPENDENCIA O —— CAPITAL ——-

    AHORA COMIENZA LA HORA DE LA VERDAD .-

  2. José Carballo Hernández

    Carlos Frabetti, por tu manera de expresarte se puede decir que eres un agitador intelectual, que además no sabe de lo que hablas como a menudo ocurre con algunos otros que también sueltan su mostaza en esta página web. lee la Constitución de tu propio país y verás que esto que sucede en Cataluña, en Italia no sería permitido, y eso va por todos los países desarrollados. En unos se utiliza una táctica y en otros otra, pero todas sin excepción terminan con el mismo resultado, ¡que pasó con las Reivindicaciones de Córcega en Francia, quepa´so con los resultados delos referéndum sobre es tratado de Maastricht en Francia y Holanda, en Dinamarca y en Irlanda! Esos países son considerados democráticos, no pisotearon los deseos expresados por mayoría de sus súbditos? Ya basta de tomar por tontos a la gente y de intentar continuamente de infectarlos con ideas grotescas. El nacionalismo está incrustado en todos los pueblos, es parte des su razón de ser y quienes dicen lo contrario solo son unos diletantes. Muy diferente es cuando se fomenta el nacionalismo separatista de una parte de la nación, de cualquier nación. Ese es un nacionalismo fomentado ideo lógicamente por intereses espurios, como es el caso del separatismo catalán. Ese puede ser considerado como un falso nacionalismo basado en la indoctrinación ideológica que algunos, de esta mal llamada de izquierda interesadamente también fomentáis, con la intención de desorientar y confundir a la gente poco politizada y mal informada. Podría ponerle aquí un ejemplo que describe con toda nitidez y en detalles lo que es el separatismo, que algunos interesadamente pretenden internacionalizar para regocijo de esos poderes que siempre pescan en aguas turbulentas.

  3. Yo, personalmente, siento vergüenza de la hipocresía europea en general. Dicen defender unos valores en teoría que nunca han defendido en la realidad.

    Todo el pensar y el actuar occidental se puede resumir en una sola palabra: mentir. Y la lógica lingüística ES RADICAL y no falla: sentiMIENTO & pensaMIENTO.

    Cómo puede haber surgido ese pensaMIENTO y ese sentiMIENTO tan falso como es el de sentir ORGULLO en unas tierras europeas tan belicosas, rapiñadoras y miserables?

  4. Carlo Frabettti

    A ULISEX
    Efectivamente. Si en eso se ha convertido Europa, a ver si salimos de la UE y podemos proclamar el orgullo de no ser europeos.

  5. De que separatismo se habla? España es un conjunto de nacionalidades muy diversas, el regimen PP$OE borbonico , tubo la oportunidad real de hacer una autentica España Federal y Republicana, claudicaron enesa acertada idea, por presiones de los borbones, ahora viene el drama de no querer solucionar este gran problema, del que seguro que Catalunya estaria en una Gran Confederacion Republicana . La intransigencia de los partidos del 78, ha llegado a la actual situaccion, pocos españoles estamos orgullosos de serlo, en esta triste situacion. Viva la Republica tanto Catalana como Española.

  6. Ulisex, Europa ha tenido un comportamiento muy partidista, el ejemplo de la exYugoslavia esta claro, que la dividieron a bombazos, van a su conveniencia, Yugoslavia era neutral, no pertenecia a la OTAN, ni a la CEE.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*