BOLTXE. Errekaleor, ¿quién ha perdido el norte?

En una reciente editorial y tomando como referencia los acontecimientos del barrio gazteiztarra de Errekaleor Boltxe caracterizaba al PNV, como enemigo (lo volvemos a repetir para que no quede lugar a la duda… e ne mi go) declarado del Pueblo Trabajador Vasco y sus aspiraciones a construir la patria feminista, socialista y soberana que como pueblo necesitamos para nuestra liberación social, nacional, de género y de clase.
En sus más de cien años de existencia, el PNV nunca ha elaborado una estrategia que vaya a la consecución de esos objetivos. El PNV de hoy, es descendiente directo de aquel PNV tomado al asalto por Sota y el resto de la oligarquía vasca, que bebió del carlismo más fundamentalista y reaccionario. Es descendiente del partido que en 1936 dudó entre apoyar el golpe fascista o no hacerlo. Es el mismo PNV que al terminar la mal llamada «guerra civil» opto por salvaguardar los intereses de las clases dominantes de las entonces llamadas «provincias vascongadas» y hacer negocios a la espera de acontecimientos.
El mismo partido que se puso a disposición de la CIA y la inteligencia británica en el marco de la guerra fría, posicionándose con la reacción mundial. El que exasperó a sus sectores más jóvenes y dinámicos que ante aquel estatus quo optaron por crear otra organización, esta vez sí, independentista y con el paso de los años socialista.
El PNV del que hablamos es el mismo que en Txiberta optó por gestionar una comunidad, la Comunidad Autónoma Vasca, para así posibilitar que la burguesía vasca continuase enriqueciéndose a costa del pueblo trabajador vasco.
Desde ese mismo momento entendió que el MLNV y la Izquierda Abertzale era su enemigo y actuó en consecuencia.
La represión fue ejercida desde el Gobierno Vasco con tanta dureza como desde los diferentes gobiernos franceses y españoles. No dudaron a que el Mossad formase a los cuadros de la policía vasca para ejercer con eficacia esa represión.

La dispersión de las presas y presos políticos vascos contó con el apoyo del PNV. Los «días de Ermua» contaron con el PNV a pie de pancarta y agresión. Sus personajes más siniestros y que más odio mostraban hacia el MLNV eran quienes dirigían el partido y el gobierno vascongado. Estuvieron en primera línea de esa represión generalizada.
Nunca creyeron ni en Lizarra-Garazi ni en el Plan Ibarretxe. Ellos tenían clara su apuesta para continuar siendo una autonomía del Estado español. De Nafarroa e Iparralde qué decir, los dejaron totalmente de lado y olvidados. ¡No eran su problema!

Hoy el PNV es idéntico a este PNV centenario del que hemos hablado muy por encima. En el tintero quedan decenas de actuaciones que acreditan su inequívoca apuesta por España. El PNV de hoy pacta con el PP como lo hizo hace veinte años en la época de Aznar. Es aliado de España en desacreditar los procesos escoceses o catalán. Ninguno es su modelo. Su único modelo es seguir tratando de «seducir a España» como dijo Josu Jon Imaz.
Hoy vemos al PNV más descaradamente regionalista y neoliberal. Tienen claro su norte y no se van a mover ni un ápice.

Volviendo a Errekaleor, y pasados varios días de la exitosa manifestación que rechazaba la actuación del ayuntamiento gasteiztarra, no vemos que el ayuntamiento vaya a variar su postura y sigue apostando por derribar el barrio y empezar a especular con esos terrenos que, dicho sea de paso, son propiedad del pueblo trabajador vasco, así como lo son el resto de las tierras vascas, no de ninguna oligarquía ni burguesía.

Tenemos que reconocer que el PNV es consecuente con su perfil burgués y derechista. Tiene unos objetivos y actúa en consecuencia. Pero hay que remarcar una vez más en que si gobiernan en Gasteiz es gracias a una EH Bildu que le regaló la alcaldía. Ahora ya pueden lloriquear sobre la situación en Errekaleor, pero tienen que aceptar su responsabilidad en todo lo que está pasando en ese barrio. Las lágrimas de cocodrilo no sirven para nada.
Solo nos queda preguntarnos quién ha perdido el norte.

Boltxe Kolektiboa
10 de junio de 2017

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*