ARLEEN RODRÍGUEZ DERIVET. El amigo diferente

Recorriendo los imponentes salones del Palacio Memorial de Kumsusan, donde reposan los cuerpos conservados de Kim Il-sung y de su hijo y sucesor Kim Jong-il, pensé en Fidel, quien prohibió expresamente que se levantaran en Cuba monumentos a su memoria.

Parecería una contradicción que líderes, tan diferentes en sus concepciones sobre la vida y la muerte, hayan fundado una amistad que trascendió sus propias existencias y los duros avatares de sus naciones subdesarrolladas, tras el desplome de lo único que parecía unirlos en espacio y tiempo: el solidario sistema socialista mundial.

Que nada ha variado en la calidad de esa relación, acaba de confirmarlo la primera visita como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a la capital de la RPDC, los días 4 y 5 de noviembre.

Dos días y algunas horas más de cálido intercambio, ratificaron en los hechos lo que adelantaban las declaraciones oficiales previas al encuentro: Cuba y la RPDC mantienen sus relaciones en el más alto nivel.

Entre Díaz-Canel y su homólogo norcoreano Kim Jong-un hubo reconocimientos y celebraciones, abrazos y empatías, solo comparables con los históricos encuentros de Fidel y Raúl con el carismático Kim Il-sung, demonizado tanto como su nación, desde que se atrevió a enfrentar y vencer a dos imperios —Japón, 1945 y EE.UU., 1953— y crear su propia filosofía de desarrollo —la idea Juche— jamás comprendida ni aceptada por Occidente.

He ahí un primer detalle: los cubanos reconocen en la RPD de Corea a una nación de vocación independentista y soberana, vencedora de dos imperios. Primera y fundamental cercanía.

No hay, en más de 70 años de historia de la república coreana, negación o ruptura con el ideal de sus fundadores, ni abandono de la responsabilidad del estado de asegurar, junto con la sobrevivencia del país, los recursos para su defensa.

Así han alcanzado niveles impresionantes de producción y desarrollo en la industria pesada y de los armamentos. Admirable confianza en sus propias fuerzas.

Bloqueada, constantemente castigada por una política de sanciones que la priva de recursos esenciales para el desarrollo; amenazada con las represalias más terribles, incluida su desaparición de la faz de la tierra; la RPDC un día encontró el modo de advertir a sus adversarios que ella también podría lastimarlos a ellos.

Y he aquí que quienes siempre han pretendido humillarla, ningunearla, bloquearla y si les fuera posible, desaparecerla, han tenido que atravesar medio planeta y negociar con el hombre que más insultan y menosprecian sus medios de prensa.

El treintañero Presidente, cuyo estilo recuerda mucho al de su abuelo, negoció sin someterse. Las sanciones no han sido levantadas y el mundo apenas ha podido conocer las razones de la RPDC para desarrollar su programa de cohetes, bajo la lluvia de epítetos y la niebla de prejuicios que han rodeado el acontecimiento, pero Kim Jong-un alcanzó una visibilidad favorable a otra causa principalísima: la reunificación de las dos Coreas, aspiración fundamental para su pueblo, que ha avanzado ahora como nunca antes en toda historia del país dividido.

Sí, son muy diferentes las dos naciones, cuyos jóvenes estadistas acaban de compartir memorias, desvelos y obras que impresionaron al visitante por sus dimensiones y belleza.

La península asiática y el archipiélago caribeño, geográficamente ubicados del otro lado del mundo, separados, no sólo por 13 husos horarios, sino también por idioma, tradiciones históricas, políticas y culturales muy diferentes, podrían tomar distancia, separarse pragmáticamente y desentenderse una del otro en nombre de que tienen poco que negociar y no son tiempos de solidaridad.

Lo que esa visión pragmática ignora es un principio clave de la política internacional que la Revolución ha defendido siempre: el derecho de cada país a escoger el sistema económico y social que quiere darse, independientemente de su tamaño y su poder económico.

Lo que Cuba defiende en su relación con la RPDC no es sólo la suerte de un amigo histórico, es también su propio derecho a existir y ser diferente.

 

Noticia relacionada:

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. pabloDELfargue

    Las relaciones de Cuba con la República Popular China y con la República Popular Democrática de Korea si se asientan sobre bases firmes en muy pocos años los gUSAnos de Miami se verán como los pobres y miserables antepasados que no supieron remar en la dirección comunista de la historia. Hoy los gUSAnos se ven como los nuevos ricos que les gusta humillar a los cubanos como pobres y miserables. Y no hacen nada más que restregar en sus visitas turísticas su estatus económica en Yanquilandia. Pero…

    Si el Partido Comunista de Cuba toma buena nota puede aprender muchísimo de las experiencias revolucionarias del Partido Comunista de China y del Partido del Trabajo coreano. Esa hermandad comunista puede ser benévola y muy fructífera para las tres naciones.

    El PCCh ha sabido robarle las fórmulas “mágicas” al capitalismo y le ha sabido devolver con creces que nadie como una buena administración y gestión comunista de las empresas puede sacar a miles de millones de personas de la miseria en muy poco tiempo.

    Muy poca gente sabe entender los grandes cambios que están ocurriendo en la geopolítica internacional. China ha sabido modernizarse y está aprendiendo de sus errores. De vez en cuando salen imágenes en los medios de desinformación vasallos del imperialismo yanqui noticias que pretenden hacernos ver lo malo que es el sistema comunista. Imágenes como la neblina contaminante que asola ciudades como Pekín (Beijing) están a punto de ser imágenes de un pasado dejado atrás por el trabajo consciente en tecnología medioambiental para limpiar y depurar los ambientes contaminados. No hay nada como la planificación racional dirigida por un Partido como el PCChino.

    Hace unos meses tuve la posibilidad de viajar a China. Y me sorprendió muy gratamente comprobar con mis propios ojos la cantidad de medios de comunicación eléctricos (trenes, autobuses, coches, camiones, etc) que surcan sus grandes avenidas así como la limpieza ejemplar de sus espacios colectivos (calles, plazas, parques).

    En muy poco tiempo La Habana lucirá como una gran ciudad del sudeste chino. El PCC podrá cumplir sus promesas en realidad gracias a las alianzas que se están forjando con la gran nación asiática.
    Como consejo personal que me atrevo a darle a toda esa población cubana que adora a los Estados Unidos de Yanquilandia les diría que aún están a tiempo de irse a México para unirse a la Caravana de inmigrantes que salió hace ya unas semanas desde Honduras en dirección al Oeste de los pistoleros de Donald Trump, pues de quedarse en Cuba en muy poco tiempo tendrán que dejar su holgazanería y poner toda su inteligencia en la construcción de una Cuba realmente comunista como la República Popular China. Les ha llegado la hora de decidir: o ser gUSAnos o ser digna y auténticamente seres humanos como los chinos y los cubanos.

    Todos aquellos que han hecho del Bloqueo a Cuba su particular negocio estarán temblando al ver los viajes por del sudeste asiático que están realizando el camarada Miguel DÍAZ CANEL. Ojalá que no se queden estas visitas en meros viajes protocolarios y agendas cargadas de buenas intenciones.

    La suciedad criminal del Imperio yanqui puede echarse a temblar, pues el desarrollo comunista de una poderosa nación como China puede en poco tiempo poner delante de nuestros ojos el ferviente porvenir que le espera a la maravillosa Cuba revolucionaria. Esperemos que la ciudadanía cubana no se quede anulada por la imponente propaganda anticomunista que el criminal pornocapitalista tanatocrática desarrolla a diario contra la China comunista.

    La China comunista ha sabido desarrollarse sin necesidad de practicar ni el imperialismo ni las guerras de rapiña. Ha sabido leer de maravilla EL CAPITAL de Marx y ha sabido desarrollar las fuerzas productivas desde la racionalidad comunista. No, como la mediocre intelectualidad sesentayochista europea que no ha sabido leer ni dos líneas seguidas de la prosa marxista para transformar de manera radical las injustas estructuras económicas del pornocapitalismo criminal tanatocrático.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*