ADAY QUESADA. “Torres López en la Sexta. La delgada línea roja que separa la dignidad del ridículo “

Flirtear con los medios de  comunicación propiedad del enemigo, equivale a  estar jugueteando con una auténtica bomba de relojería,  que más tarde o más temprano acabará explotándote en las manos. Decir esto no sólo es una constatación de la experiencia histórica que existe al respecto . Obedece, también, a la implacable lógica de la contienda que está  planteada en la sociedad de clases bajo la que nos ha tocado vivir.

El pasado sábado, en el show de debate político que tiene lugar en la“Sexta noche”, se produjo un chusco incidente del que fueron protagonistas el periodista de la extrema derecha,  Eduardo Inda, y  Juan Torres López, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla y miembro de la organización reformista ATTAC. De resultas del mismo, Torres Lópezabandonó el plató en aparente protesta por el acoso al que lo estaba sometiendo el repugnante gacetillero del periódico digital OK.

La verdad es que sobre Eduardo Inda hay poco que decir, salvo que se trata de un personaje iletrado, que utiliza de forma sistemática la provocación mediática como trampolín para su propia promoción en el  negocio de la comunicación. En un escenario corrupto como es el de la comunicación en España, donde el escándalo se ha convertido en la carnaza para los buitres, preciso es reconocer que el tal Inda está logrando que se cumplan con creces sus objetivos de promoción social y económica.

Sin embargo, sobre el segundo personaje en litigio, Juan Torres López, sí que hay algunas cosas que vale la pena comentar para contribuir a situar al lector en el marco del incidente aludido. Torres López es un profesor de Economía, que al calor del interés social suscitado por los temas económicos a partir de la crisis de 2008, ha alcanzado  cierta notoriedad en los ámbitos del reformismo político imperante. A ello han contribuido, sin duda, algunos de sus libros, con títulos tales como “Toma el dinero y corre”, “La globalización neoliberal del dinero y las finanzas, “La crisis financiera (Guía para entenderla y explicarla), “Desigualdad y crisis económica”, “El reparto de la tarta” y también, cómo no, un didáctico  “Manual de Economía de la Empresa para bachilleres”, dedicado a los jóvenes que deseen ejercer como empresarios. Como puede deducirse por sus títulos, se trata de una serie de libros en los que el profesor Torres López hace un esfuerzo para acercar su producción científica a más amplios sectores sociales, que los que habitualmente consumían este tipo de literatura.

Sin embargo, no hay que engañarse. Torres López realiza en ellos un análisis y una valoración crítica de la actual etapa del capitalismo – por cierto, aquejada hoy de una  crisis posiblemente terminal – que se conoce con el nombre de “neoliberalismo”.  Contrariamente a lo que no pocos piensan,Juan Torres López no es sensu estricto un “anticapitalista”. Somete a una dura crítica a la etapa por la que está atravesando el sistema capitalista mundial y a las desigualdades abisales que está generando, proponiendo todo un conjunto de medidas para lograr el “embellecimiento” del sistema y reformar  sus aspectos más lacerantes. Pero en absoluto propone Torres López, como algunos han presupuesto,  su sustitución por un sistema económico superior. Según tuvimos la oportunidad de leer hace algún tiempo en esta misma revista digital  en una nota escrita por   el propio  Torres López,este se reconoce a sí mismo como un “neokeynesiano”.

Aunque aparentemente la  ideología socialdemócrata de Torres Lópeztenga poco que ver con el incidente que se desarrolló el pasado sábado en el ruidoso gallinero de la “Sexta noche”, nos parece  importante precisar los posicionamientos ideológicos del economista porque, en nuestra opinión, éstos sí guardan una estrecha relación con lo sucedido

 

[Img #47558]

VICENC NAVARO, PABLO IGLESIAS Y JUAN TORRES LOPEZ EN LA PRESENTACION DEL PROGRAMA ECONÓMICO DE PODEMOS

Y es que a Torres López le ha venido a ocurrir  algo muy parecido a lo que  le pasó al Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, en ese mismo escenario, cuando fue interpelado por otro periodista representante de la extrema derecha, Alfonso Rojo.  Este  último le retó a que se posicionara en relación con Chávez,  la revolución bolivariana e Irán. Iglesias, en pleno arranque euforico de su campaña  politica con Podemos,  mantuvo un cobarde silencio pese a que en el pasado había manifestado sus claras simpatías por el proceso político venezolano.

El  pasado sábado, Juan Torres López,  como aquel personaje del Nuevo Testamento, tuvo que multiplicar por tres su negación de Chávez,  de la revolución política bolivariana y del mismísimo Pablo Iglesias.  Sucedió que aunque el repulsivo plumilla Eduardo Inda pueda ser un maestro en el arte de las falsificaciones, el sabado se ajustó, sin embargo, a reproducir lo que tenía delante en la pantalla de su Ipad: que Torres López contribuyó, con el profesorVicenc Navarro , a la elaboración del programa económico de Podemos y  que en el pasado había mostrado sus simpatías por Chávez. Dos hechos perfectamente constatables y de  los que nadie que fuera coherente con las ideas que defiende, tendría que avergonzarse, pese a la intención macartista de sus acosadores.

Como le sucediera a Pablo Iglesias en el mismo plató de la Sexta Noche, el profesor Torres López, por razones que solo él conoce pero que algunos podemos intuir, se vio en la “necesidad” de negar, como Pedro hizo conJesús, sus pasadas relaciones políticas. Parece deducible que el profesor de Economia Aplicada de la universidad sevillana-  como le pasó a Iglesias –  le atenazaba el miedo a la utilización que en los medios  y en la “academia”pudieran hacer de ellas. Pero ¿qué cambios pueden ser factibles  en una sociedad como la nuestra cuando uno no se atreve a manifestar en los medios de difusión masiva sus propias ideas?

Sin embargo, este tipo de situaciones no son nuevas en el escenario mediático. Se  les suelen  presentar a aquellos políticos  o intelectuales que, tratando de protegerse tras la ambigüedad,  pretenden  utilizar las rentas que proporciona salir en los medios de comunicación del sistema para su propia promoción  política o editorial, sin tener en cuenta que sus propietarios terminan exigiendo siempre el pago de un peaje.

 

La “espantá” el pasado sabado de Torres López, pues, pudo haber quedado en aquel contexto como un acto digno y valiente. Como puede verse en el video, Juan Torres tuvo que decir, sin embargo, que habia ido al“infierno” solo para convencer a Chávez de lo mal que lo estaba haciendo, como argumento para neutralizar a sus atacantes. La pusilanimidad de su actitud a la hora de defender su propia trayectoria biográfica, acabó convirtiendo un gesto que podia haber sido de dignidad y valor, en una huida rayana en lo ridículo. Es el precio que a veces hay que pagar, sin duda, por empeñarse en navegar entre dos aguas.

 

Vídeo del incidente en La Sexta Noche:

 

canarias-semanal.org

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*